Escalada en Hielo y Dry Tooling en las Rockies Mountains por Santi Padrós

En este viaje he hecho un mix de amigos con quien comparto cuerda, pasión y amor, así por orden de aparición he escalado un total de 21 días con; Jaume Navarro (ES), Isobel Phoebus (CA), Dani Ascaso (ES), Iban Silvar (ES), Jonas Kempt (USA), Diego Toigo (IT), Andrea Gamberini (IT), Valérie Dupont (B), Iker Madoz (ES) y Sara Lilleey (CA). No puedo dejar de agradecer la compañía y consejos de Juan Hernández (CL) y Max Schoffel (AR)

Al llegar a las Rockies a finales de febrero me encontré con un terreno avalanchoso muy delicado, eso me obligó a buscar objetivos seguros fuera del peligroso terreno alpino. Algunas clásicas como “Whiteman Falls”, “Weeping Wall” y “Cryophobia” nos permitieron calentar motores antes de meternos en cosas más serias.  Con mucha prudencia fuimos abriendo terreno y adentrarnos en Stanley Headwall y Storm Headwall, donde repetimos otras menos clásicas como “Budha Nature” y “Fiasco”, reconociendo además condiciones para buscar objetivos más apetitosos.

Este año, el grupo montañoso de las Rockies sufrió una ola de calor a principios de febrero, lo cual perjudicó muchas de las cascadas que les da el sol y normalmente aguantan en buenas condiciones hasta finales de marzo, así que nos tocó negociar ese factor también. Mi sed de alpinismo y de exploración se desvaneció al ir a ver dos de mis objetivos principales en Consolation Valley, con paciencia me tuve que reinventar en un macizo con pocas líneas alpinas bien formadas y con más nieve de la esperada… pero la pasión dio su fruto.

Decidimos adentrarnos en Storm Valley para compartir el día atado a Dani Ascaso (que será siempre mi mentor en la escalada en hielo), y detectamos una “posible” línea virgen a la derecha de “Check Your Head”. Motivados aproximamos cargados con un poco de todo hacia lo desconocido. El itinerario en cuestión había sido abierto en diciembre del 2023 descubrimos más tarde, pues algunos clavos y algún parabolt así lo demostraron. La vía con dos largos de mixto, muy difíciles y expuestos en algunos tramos, lleva la firma “Slavinski” uno de los más aguerridos “terroristas” del mixto en las Rockies, junto a John Walsh y algún satélite mas que anda por ahí. Si le añadimos que el día se fue poniendo feo y que el primer largo de hielo se había secado bastante (ahí danzó el señor Ascaso), pues sale uno de esos días apoteósicos en una vía de M7+ y WI5.

El 18 marzo llegó Iker Madoz, yo andaba medio desmotivado a causa del hielito fundiéndose, y Iker con ganas de escalar así que había que sacar el conejo del sombrero! De momento para que Iker empezará a usar sus nuevos “Dark Machine” de GRIVEL y con el jet lag de rigor nos hacemos una Hydrophobia en buena compañía. Con la tontería Iker se tira 7 días non stop, y el 25 le doy descanso, pues el conejo ya tiene nombre “Rocket Man”!

Rocket Man es una vía que lleva también el bonito apellido “Slavinski” pero es del año 1999, así que esperábamos que el hombre en su juventud fuera un poco más clemente, ya!. La vía con cuenta con relativamente pocas repeticiones, y una de las últimas incluye un par de “bolts”, arrancados en una caída en el último largo de mixto, debido a la dudosa calidad de la roca. Bien con ese menú el día 26 de marzo aparcamos nuestra “bellisima” Pick Up al lado de la carretera para adentrarnos al fantástico mundo de las maravillas. Conseguimos escalar la integridad del itinerario en 14 horas coche-coche, encadenando además el M7+ a vista, wowwwww. En el M6+ y tras salir volando sobre el primer bolt decidimos añadir uno más, antes del tercero (volviéndose al largo lo que era suyo), y evitando una rotura parcial o total de piernas, y quedando aún y así unos metros muy “psycos”. Por el resto queda una via con mucho compromiso, en un rincón salvaje de esta fantástica cordillera. 

Ahora ya me queda ese amargo sabor de boca mientras guardo mis hojas de hielo (hasta la próxima temporada) de mis nuevos “Dark Machine X” con los cuales estamos haciendo muy buen equipo.

PUNTERS OF STORM

Decidimos entrar al itinerario por los primeros metros de “Check Your Head” que debería ser sobre M6, y ya nos encontramos danzando con el vacío en un terreno difícil de interpretar y de proteger, los movimientos son delicados y expuestos. Viro a derecha para enfilar hacia nuestra linea y veo un clavo, luego una reunion muy vieja, sigo encadenando movimientos muy delicados con protecciones bastante aleatorias hasta llegar a la reunion, ando un poco perdido… Me cuelgo en ella y la refuerzo pues esta es bastante vieja y precaria con un clavo y dos empotradores. De ahi sigo por un diedro liso donde interpreto un Bolt al final de este?!?! bueno no será una primera ascension, aun y así el itinerario promete. Salgo de la vieja reunion en una travesía a la izquierda, me pongo en la base del diedro liso inclinado y levantandome hacia él se me sale un piolet y salgo volando sobre la vieja reunión! Se sale uno de los empotradores, por suerte la triangulación sobre el Totem negro que añadí funciona y me aguanta. Dani se asusta desde la reunion donde reposa, por suerte la larga caída no tiene consecuencias.  En fin recupero mi posición anterior y con un par de pasos salvajes sobre mis rodillas (si confieso use las rodillas) me levanto muy aleatoriamente hasta ese Bolt que resulta ser una reunion de dos bolts muy nueva!

Dani recupera el largo sacando chispas, y ni se le ocurre liderar el largo siguiente que cede voluntariamente a mi persona, que bien, un poco más de adrenalina! Bueno, en el largo se ven dos, tres bolts, pero el tercero está muy lejos y la fisura desplomada que lleva a él se ve dura. Ya pasado el segundo bolt y durante un largo bloqueo se me sale el piolet de la roca, poco usada y de nuevo me encuentro cerca de Dani contándole que bonito es volar, je, je, je… En fin, remonto y sigo escalando, la fisura es buenísima, disfruto del ambiente hasta ese tercer bolt. Allí las cosas se complican, desaparecen los anclajes y tengo que abandonar el confort de ese diedro que me protege de la exposición del terreno. Escalo exteriormente hasta una fisura en bavaresa con pies lisos (os recuerdo que estoy escalando con crampones) pero al menos es fácil de proteger! Ya casi sin energía veo otro bolt, puede ser la salvación, me lanzo hasta él con mi mejor técnica, lo chapo, me relajo y me preparo a salir de este. Unos movimientos completamente aleatorios me llevan sobre unos apoyos planos muy malos a protegerme con un Totem azul, sigo ya por un sistema de fisuras romas hacia la izquierda, veo un clavo 5 metros por encima de mi cabeza, mientras se sale mi piolet derecho me desequilibrio y no consigo aguantar una nueva larga caída, brrrrr!

El día empeora y empieza a nevar, me queda un diedro verglaseado sin protecciones fijas hasta el hielo, luego Dios dirá! En fin consigo llegar a ese deseado clavo y meterme en el difícil diedro congelado, los pies son casi inexistentes y juro y rejuro mientras subo resbalando con los pies pero sin caerme. Empiezo a terminar el material, me preocupo pero me protejo bien con dos friends justo antes de subirme al hielo, ufff! Estoy hecho polvo, escalo aun dos metros y justo antes de lanzarme al hielo, mientras limpio un tapón de nieve aparece una reunión, eureka! Fin del largazo.

Mientras me empiezan a llegar los “spin drifts” de la ligera nevada encima la cabeza, Dani se recupera el largo danzando con todos su mejores estilos, disfrutando de este estúpido sufrimiento. Por suerte Dani llega motivado a la reunión, pues entre lo que le viene y el día que anda empeorando cada vez más, no se yo cómo vamos a salir de esta. Mi simpático compañero arrancó motivado sobre un hielo dudoso e improtegible, gana metros despacio, no llega a poner una protección decente hasta al cabo de 10-12 metros, me relajo un poco, y sigo viendo debajo esa ducha de “spindrifts”, como Dani avanza metro a metro sobre ese delicado y fino elemento pegado sobre la roca.

El último largo sin ser mucho más fácil consigue escalarlo más fluido y terminar el itinerario antes de que la cosa se ponga mas peliaguda. Mientras rapelamos algunas purgas salvajes nos tienen tensos, pero conseguimos tocar suelo sin problemas y retirarnos al calor de nuestro vehículo esquiando dentro la intensa nevada. 

ROCKET MAN

El día 27 de marzo junto a Iker Madoz escalamos la via Rocket Man en el Mount Patterson en las Rockie Mountains, Canada. La vía en cuestión forma parte de un momento interesante en la historia de la escalada en terreno mixto y hielo, pues abierta en el 1999 con parabolts, desarrolla un nuevo alpinismo-deportivo (me permito llamarlo así) con un compromiso muy elevado.

El itinerario con la firma “Raphael Slavinski” incluye dos largos de mixto equipado con graduaciones de M7 y M6+ respectivamente. El tema de la graduación en este tipo de itinerarios es bastante delicado y muy personal, así lo vivo yo con algunas vías modernas de alta dificultad en terreno alpino. La vía tiene dos particularidades grandes, una el terreno donde se encuentra y otra la dificultad concentrada en esos 9 largos.  El terreno alpino de las Rockies puede incluir un riesgo de avalanchas, llamémoslo “aleatorio”, temperaturas rígidas y itinerarios de compromiso como en este caso.

“Así eran las 4:30 a.m que abandonamos nuestro vehículo dirección al primero de nuestros interrogantes, el como cruzar el rio! Un agradable y dudoso puente de nieve hizo las funciones antes de adentrarnos a un espeso bosque donde en cada segundo esperaba ver salir al oso yogui a devorarnos (pero eso tampoco paso). El ultimo que no banal interrogante era la gestión del terreno a nivel de avalanchas pues la parte final de este incluye una pendiente muy fuerte con mas de medio metro de nieve polvo! 

Una vez solucionada la aproximación y viendo amanecer, se hacen las 7:00 a.m que nos equipamos, para mi el día de la marmota, pues llevo un mes acá y llevo ya escaladas mas de 17 vías! El ambiente del circo del Snowbird Glacier es increíble, el sol hace su aparición y despierta nuestras adormentadas almas, la impresionante pared encima nuestras cabezas anuncia una dura jornada de escalada. Se encarga Iker de escalar los dos primeros largos que anuncian realidades diferentes a las estudias, pues el primer largo de WI3 está más cercano al WI4+ y el segundo de WI3 termina siendo un M4+/5 (puede que por falta de hielo).  Llegamos debajo de uno de los largos clave de la via, se trata de un M7 con roca de dudosa calidad. Me cuesta llegar al primer bolt pues la columna de hielo que le precede está un poco tostada y su estabilidad no es muy buena, suerte que consigo poner un par de friends y con mucha delicadeza llegar al primer bolt, antes de empezar un jeroglífico de escalada mixta sobre cantos aleatorios. La escalada es super técnica y despacio empieza a desplomar. Me siento muy tenso, no quiero caerme sobre esos bolts, estoy incómodo mientras sigo encadenando movimientos sobre micro presas con mis herramientas. Pienso que en cada segundo saldré volando, pero consigo seguir motivado y concentrado sobre este puzzle ilegible. Un par de movimientos sobre invertidos me permiten llegar al primer canto bueno de todo el largo y también al último bolt antes de subirme al hielo. El desplome aquí es un poco más acentuado y tengo los antebrazos ya reventados, veo mi querido hielo donde seguramente me encontraré a salvo, y así con delicadeza me subo a él. Debido a un pequeño error de apreciación término empalmando el largo 3 y 4, encadenando 60m. de M7 y WI5+ muy intensos y psicológicos. Pero la fiesta aún no ha terminado, Iker se desliza con suavidad y arte por los dos largos siguientes, donde el M7 en este caso nos parece un M6.

Desde la reunion que ha montado Iker cuesta mucho intuir donde sigue el itinerario, sabemos que ahi faltan algunos bolts, arrancados en caídas anteriores de otras cordadas, no veas que risa eh! Con astucia (o suerte) conseguimos encontrar un bolt, escondido en mitad de una placa, lleno de barro. El terreno es vertical y completamente ilegible, no se entiende como acceder a ese bolt ni mucho menos como continuar hasta el siguiente. El muro parece que le llueva barro en periodo no invernal pues esta todo lleno de una película marrón polvorienta, así como los bolts. 

En fin armado de paciencia consigo chapar el primer bolt, saliendo de él con mucha motivación, pues el siguiente está a mas de 4 metros y la caída es completamente en repisa, se me rompe un canto y me caigo. Perfect, recupero mi posición y artifo un par de metros para poner un bolt nuevo y ahorrarme romperme la crisma, así reponemos uno de los posibles bolts desaparecidos en combate. Ya de ahi con un pequeño run-out, llegó al tercer bolt y empiezo a escalar ya una roca algo mas sana (que no limpia) hasta la reunión, después de 30 metros de pura locura. Los quince bolts que anunciaba la topo en este largo a día de hoy son 9, no se si por error en la topo o por desaparición de estos!. Iker escala el siguiente largo que se sube ya al churro de hielo, después de unos movimientos en mixto no fáciles. De ahí salimos sobre hielo de muy buena calidad hasta el final del itinerario de forma muy agradable y felices de nuestras ascension.

Encadenamos los rapeles fácilmente hasta nuestros esquíes y el descenso hasta el rio es mas placentero de lo esperado. Son las 18:30, que después de 14 horas en danza nos sentamos de nuevo en nuestro vehículo donde saborear ya tranquilos la bonita jornada sobre ROCKET MAN.

Dejamos una topo con nuestra opinión sin ningún otro ánimo que informar a futuros repetidores de nuestro punto de vista, con respeto y admiración a quien hace 25 años realizó una primera ascensión por un itinerario de esta categoría.

Gracias.

+ noticias relacionadas

Esta web utiliza cookies: informate y si estás de acuerdo acepta para seguir navegando Acepto Información cookies >

Política de Cookies